El chiste de Joaquín sobre unos gemelos que hizo desternillarse a El Sanedrín